miércoles, 8 de junio de 2011

"Las úlceras no son una enfermedad rara: hoy 90.000 españoles se levantarán con ellas"


Entrevista publicada en farodevigo.es
Javier Soldevilla Agreda:Es especialista en Enfermería Geriátrica. Diplomado en Enfemería, licenciado en Antropología Social y máster en Gerontología, ejerce desde hace 22 años como profesor de Enfermería Geriátrica y es profesional del Servicio Riojano de Salud. Dirige el Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas y es vicepresidente de la Sociedad Iberoamericana sobre Úlceras y Heridas
"Las úlceras no son una enfermedad rara: hoy 90.000 españoles se levantarán con ellas"
El experto pide "visibilidad" para "un problema epidemiológico de salud que sería evitable casi al 95%"


S. REGUEIRA - PONTEVEDRA Personas mayores, discapacitados temporales por lesiones, usuarios de sillas de ruedas... El abanico de población expuesto a las llamadas úlceras por presión es amplísimo y la incidencia de estas lesiones (llagas en la piel y en los tejidos situados por debajo) elevadísima. De todo ello habló ayer en el Hospital Montecelo Javier Soldevilla Agreda, uno de los máximos expertos españoles en estas enfermedades que a pesar de ser un grave problema de salud es todavía poco conocido.

—A pesar de que aparenta ser un problema muy específico le he leído que hoy 90.000 españoles se levantarán con él

—Pues incluso podríamos elevar esas cifras, porque las que baraja son las correspondientes al mejor panorama posible, no estamos por tanto ante una enfermedad rara sino ante una enfermedad con una presencia muy cercana a nosotros y con una incidencia elevadísima, como mínimo hoy 90.000 españoles se levantarán con ella. Y siempre al aportar ese tipo de cifras me gusta reflejar que junto a ellos están los cuidadores, familiares y profesionales, que se enfrentan a un problema epidémico de gran magnitud.

—¿Qué son este tipo de lesiones?

—Creo que se las define bien con el nombre de úlceras por presión, la causa fundamental es la presión mantenida en esas personas que no son capaces de cambiar por si mismas de postura o que son personas que no sienten, como lesionados medulares, usuarios de sillas de ruedas etc, que no perciben que en esa zona atrapada entre dos planos muy rígidos se está produciendo un cambio que va a peor y puede llegar incluso a generar la muerte de los tejidos. Esa es la causa principal, la presión mantenida, aunque quizá hay otras menos estudiadas, y como un factor añadido está la humedad, que es un aliado perverso en estas lesiones. Se conocen muy bien las causas, por eso tenemos todo para poner manos a la obra y pensar en que es un problema de salud que hemos dejado de lado demasiado tiempo y que ahora es prioridad afrontar.

—Critica que a pesar de los porcentajes de afectados es un tema desconocido de la salud...

—Sobre todo hasta el momento invisibilizado, más que no conocerlo (porque si hiciésemos algún pequeño estudio dentro de las familias alguien dentro de su historia personal ha tenido alguien que ha tenido esas llagas) pero creo que el problema es que no se le ha dado visibilidad, sobre todo explicar claramente la magnitud, la envergadura, lo grave que pueden llegar este tipo de lesiones en todos los aspectos, no solamente en el número de afectados sino también en el sufrimiento que conllevan, el costo, la pérdida de salud y el incremento en el riesgo de muerte. Y todo esto en un escenario inhabitual: estamos en condiciones de prevenir prácticamente la totalidad de los casos, algo que no ocurre en muchos problemas de salud.

—Insiste en la formación de los cuidadores para lograr casi erradicar el problema...

—La formación ha sido siempre nuestro ánimo prioritario, pero en esta sesión me centro en hacer relevante la importancia en todas sus dimensiones de este problema, aparte de presentar las herramientas para que esto sea evitable. La formación es la herramienta clave, y no solamente a profesionales sino este trabajo de divulgación que estamos haciendo ahora: que los ciudadanos sepan que esto es un problema importante, un problema de salud de primera entidad y sobre todo que pidan responsabilidades a los profesionales y a las instituciones porque sabemos como prevenirlo, sabemos como evitarlo, no se queden convencidos de que es un problema inevitable: todo lo contrario, por eso que sepan todas las personas y allegados a todos los que puedan estar en una situación de riesgo (ya sea por un encamamiento, una enfermedad crónica, ser usuarios de sillas de ruedas...) creo que la clave está en que nos reclamen, que nos pidan que por favor pongamos toda la carne en el asador para acabar con esta epidemia.

—La salud geriátrica es por razones demográficas un tema de especial relevancia en Galicia ¿se están produciendo importantes avances en este campo?

—La atención al mayor es una obligación de mejora y en ese sentido hemos de reconocer que en estas dos últimas décadas hemos acelerado, hemos puesto un poco más de combustible en la maquinaria en los cuidados la atención a los mayores, especialmente a los más vulnerables y dependientes, creo que aunque a los profesionales nos gustaría que el ritmo fuese superior las cosas se están haciendo bien, está cambiando la sensibilidad, de hecho hay un marchamo que nos da la todavía joven Ley de Dependencia que nos recuerda que los mayores son un grupo cada vez mayor de personas que necesitan cuidados, atención. Por su parte son centrales las figuras de los profesionales de enfermería, de los profesionales cuidadores y especialistas en gerontología, su formación es una obligación y en ese sentido también se están dando pasos firmes. Y finalmente vamos a ver si entre todos iremos cada vez más incidiendo en esa formación cada vez más rica y esa divulgación somos capaces de mejorar la vida de nuestros mayores.

No hay comentarios:

Estadística

ecoestadistica.com